petits regals narratius

millorant l'estat anímic del últims dies...
.
el repós social d'aquest cap de setmana m'ha servit per aclarir conceptes, idees, delíris, somnis, pors, i tot alló que acostuma a dilapidar el ja de per si patètic nivell de la meva autoestima.
.
aquest matí, entre una trentena de adolescents amb acné, he experimentat el que molts anomenen sentir-se realitzat a la feina! poder encara la salvarem! al curro i a mi pel camí!
.
Us deixo un conte que fa uns mesos va aconseguir posar-me la pell de gallina, potser perquè al treballa on treballo sóc capaç d'imaginar una cara pel protagonista...
.
o potser no, poder és només que és un gran conte...
.
.

Patrullas
.
Como un chacal a la caída del sol, el chico estaba en una esquina del barrio esperando que pasara la presa. Entonces vio a una mujer de mediana edad que cruzaba la calle, y con la misma acción medida de otras veces, él salió disparado desde atrás, se abalanzó sobre ella, le arrebató el bolso y siguió corriendo, sin que ninguno de los dos se hubiera mirado a los ojos. Mientras huía, el joven drogadicto fue escarbando el botín, y tres manzanas más allá arrojó el bolso vacío entre dos coches aparcados para quedarse sólo con la cartera. Se sentó jadeando en el banco de un paseo y comenzó a explorarla con los dedos temblorosos. Contenía 3.000 pesetas, cantidad suficiente para la dosis de ese día, pero en medio de las tarjetas de crédito había algunas fotografías, y en una de ellas el joven, lleno de espanto, se descubrió a sí mismo sonriendo en un parque abrazado a su madre. No pudo evitar las lágrimas al leer en el carné de identidad el nombre de la víctima junto a aquel rostro sellado. No obstante, con ese dinero se pinchó. La madre, muy excitada, contó esa noche al llegar a casa que un drogadicto la había asaltado, y su hijo la escuchaba en silencio mirando muy pálido el plato de sopa. Los padres no habían descubierto aún la jeringuilla dentro de las bambas podridas del chico, pero el marido era uno de esos que habían decidido implantar el orden por su cuenta en la calle a bastonazos. El azar de la ciudad quiso que esté hijo atracara a su madre en una esquina, aunque poco después el azar se hizo más terrible todavía. Bajo un cúmulo de linternas rojas, una patrulla de justicieros privados estaba dando una batida con palos para limpiar de drogadictos ese barrio de clase media. De pronto, aquel padre airado se vio arreando garrotazos a un muchacho tirado en la acera, y sólo cuando fue iluminado por los furgones de la policía, que llegaron en su auxilio, el hombre se dio cuenta de que estaba apaleando a su propio hijo, el cual sólo gritaba palabras inconexas de perdón sin lograr ser entendido.
Manuel Vicent
i de banda sonora... Aturats en un embus de PAPA:NOES
un recent i gran descubriment

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Una cap de setmana... FELIÇ!!!

El monstre interior i altres metàfores de St Jordi